¿SOLUCIONES RAPIDAS?  EDUARDO MARCHENA SIVERIO
El interminable problema de la contaminación del agua en Lima
 
En los últimos días, los problemas de contaminación en el mar capitalino han ocupado titulares en diversos medios de comunicación. La presencia de familias residentes en áreas donde la contaminación ambiental es evidente y altamente peligrosa, así como los indudables daños a la pesca artesanal, son hechos que han contribuido a elevar la relevancia mediática del tema ecológico, en las últimas semanas. Dos casos emblemáticos son los de los colectores Costanero, en San Miguel,  y La Taboada, en El Callao. Cada uno de ellos vertía aguas servidas sin el tratamiento requerido para evitar la contaminación del mar y de las áreas aledañas, en tierra firme. 
Ya es de conocimiento público la disposición del Ministerio de Salud para sancionar a Sedapal, por contaminar el  mar del Callao, con una pena que podría llegar a las 50 UIT, monto equivalente a los 175000 soles (“Perú 21”, 6 de abril de 2008). El ministro de Vivienda Enrique Cornejo declaró, recientemente, que en Lima existen ocho colectores que descargan las aguas residuales de la capital, de los cuales uno es el Costanero (ubicado en San Miguel y, recientemente, clausurado por los daños que viene causando a la zona del acantilado) y el otro es La Taboada (“El Comercio.com.pe”, 25 de marzo de 2008).
Si bien la polémica ha convocado a autoridades de alto nivel y las propuestas de solución son múltiples, no debemos perder de vista los errores cometidos en materia de  prevención. Recientemente, el ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca, además de anunciar el proceso de sanción, mencionado en líneas anteriores, declaró que Sedapal nunca solicitó permiso alguno para verter sus aguas en esa zona del litoral chalaco. (“Perú 21”, 6 de abril, 2008). Nos preguntamos cómo es posible planificar, construir, y poner en funcionamiento una obra de tal envergadura sin el permiso correspondiente. Resulta preocupante que el Minsa haya ignorado en qué forma Sedapal eliminaba los deshechos en el litoral chalaco.
En momentos de crisis, el debate suele orientarse hacia la obtención de soluciones rápidas que, con frecuencia, son de (muy) corto plazo. Acciones concretas como la clausura (esperemos que definitiva) del colector Costanero es un hecho positivo, pero  tardío, puesto que las viviendas aledañas de 200 familias ya están en riesgo de derrumbe y la Municipalidad de San Miguel ha tenido que declarar en emergencia y zona rígida las cuadras 23, 24, 25 y 26 de la avenida Costanera (Perú 21, Domingo 6 de abril del 2008, Sociedad, 15). La opinión pública debe mantenerse alerta, no sólo para denunciar sino también para prevenir. La contaminación del agua es un asunto que nos compete a todos y no debemos esperar a que el problema empiece a afectar la salud e infraestructura públicas, para tomar medidas.
 
Artículos periodísticos citados:
1.      “Multarán a Sedapal hasta con 175 mil soles” Perú 21, domingo 6 de abril de 2008, Sociedad, 15
2.      “Plantean redistribuir las aguas residuales de seis colectores limeños” El Comercio.COM .PE, 25 de marzo de 2008. Hora de actualización 12:35.
 
 
 
 
 
 
 
Participa

Asunto:

Texto:

Tu nombre:

Tu correo:

Inicio | Contacto

.