Blogs, psicología e Internet

 

 

Susana Frisancho

 

 

Mantengo un blog sobre desarrollo humano y educación desde Abril del 2006, casi sin darme cuenta acaba de cumplir tres años de existencia. Empecé sin querer, luego de escuchar una charla de la Dirección de Informática Académica de la Universidad Católica (la DIA) que presentaba la herramienta, la que simplemente me sedujo y captó mi atención por completo. “¡Yo quiero eso!”, recuerdo que me dije a mí misma, y casi saliendo de la charla abrí el blog con el formato y el tenor que mantengo –con muy pocos cambios- hasta ahora.

 

 

Mantener el blog no constituye ningún esfuerzo para mí. Al contrario, es una actividad placentera que me distrae y relaja de mis otras ocupaciones. Como el lenguaje puede ser más informal que el que se usa en, por ejemplo, un artículo académico, he descubierto que no me resulta difícil poner entradas y he logrado mantenerlo activo, con dos o tres artículos semanales, desde que nació. Creo que es un espacio que ha ido creciendo día a día, tanto en los contenidos como en la cantidad de usuarios que tiene (más de mil personas lo leen cada día) y me resulta muy gratificante que muchas personas, psicólogos y docentes principalmente pero no únicamente, lo utilicen como una fuente de recursos. Creo que es una manera de contribuir con la comunidad académica y también con el público en general, el que puede tener un mejor balance de temas psicológicos de interés que de otra manera serían de difícil acceso. Y da ciertamente mayor presencia a la psicología en nuestro medio, lo que ya para mí constituye un logro de importancia. He contactado también con personas de fuera a las que “conozco” solamente a través del blog y con las que he tenido interesantes intercambios académicos y profesionales, algo gratificante que resulta del blog y que yo la verdad, no había anticipado. 

 

Creo que este fenómeno, el de mantener blogs personales y académicos está en aumento entre los psicólogos y se corresponde con el de la relación entre Internet y la psicología, que es cada día más fuerte. Desde el uso del Internet como herramienta para la investigación psicológica (por ejemplo, para estudiar el comportamiento de los usuarios de chats específicos, los contenidos de cierto tipo de páginas, etc.) hasta la identificación de nuevas patologías como la adicción a Internet, pasando por la intervención psicológica clínica a través de Internet (sí, psicólogos que hacen consultas y atienden pacientes en línea) y el uso de Internet como fuente de información para ubicar libros y artículos en las revistas de acceso gratuito, los psicólogos mantienen una relación constante con la web. Cuánto de ese uso es legítimo y positivo y cuánto constituye un abuso o una desviación negativa de lo que debe ser la práctica psicológica son temas valorativos que aun se analizan y discuten.

 

 

Para finalizar, si hay algo que puede considerarse negativo de la experiencia de tener el blog es el haber redescubierto la agresividad de la que somos capaces los seres humanos. En efecto, los blogs generan y/o desatan mucha agresividad y violencia. Las personas se atacan a través en ellos, se insultan, a veces ocultándose en el anonimato pero muchas otras desde sus propias identidades, con todo desparpajo. Es como si estar detrás de una computadora, protegido del encuentro con el rostro del otro, sacara de las personas lo peor que tienen… Aunque sé que esto existe, aún me ofende (y mucho) observarlo. 

 

 

Regresar a  Los colaboradores y sus textos

Regresar a la Presentación del Dossier

 

 

 

Participa

Asunto:

Texto:

Tu nombre:

Tu correo:

Inicio | Contacto

.