ENTREVISTA A MELANIA URBINA

 

 

 

 

 

Eduardo Marchena Siverio

 Imágenes de Ricardo Campana Wissar.

 

Hoy se estrena Cyrano de Bergerac en el Teatro La Plaza Isil y, por supuesto, Revista Nudo estuvo en la conferencia de prensa de la obra. Ante una abrumadora presencia de periodistas y fotógrafos, el elenco interpretó durante media hora escenas de la aclamada obra de Edmond Rostand. El papel de Roxana, la mujer de la que Cyrano se encuentra perdidamente enamorado, es asumido por la bella y talentosa Melania Urbina para deleite de todos sus admiradores. Desde que inició su carrera, en 1994, la actriz no ha dejado de cosechar éxitos en el cine, el teatro y la televisión. Sobre las tablas, ha trabajado bajo la dirección de maestros como Alberto Ísola, Marisol Palacios y Juan Carlos Fisher. En esta oportunidad, en manos Chela de Ferrari, Melania vuelve a subir a las tablas integrada a un elenco de primer orden en el que destacan Paul Vega (Cyrano) y Rodrigo Sánchez Patiño (Christian).

 

 

Después de la inevitable sesión de fotos y unos minutos en el camerino para cambiarse de ropa, la actriz regresó al escenario (libre, al fin, del incómodo vestuario de su personaje) para concedernos la entrevista que presentamos a continuación.

¿Si tuvieras que definir a Roxana en una sola palabra, qué palabra usarías? Romántica.

Imagino que fueron muchas las razones que te convencieron para  asumir este papel. Me gustaría saber cuál fue la que tuvo más peso al momento de decidir participar. No lo pensé ni dos segundos. En primer lugar, Chela de Ferrari. Ella me convocó. Yo me moría de ganas de trabajar con ella.

Juan Carlos Fisher la aprecia mucho, la considera su maestra. Ella es una mujer, realmente, extraordinaria. Además, Cyrano de Bergerac... ¡imagínate!

Un tremendo clásico… Un súper-clàsico. Es una maravilla cuanto te toca interpretar personajes clásicos, personajes tan conocidos. Por otro lado, trabajar en La Plaza Isil es un placer. Es maravilloso trabajar acá. La productora hace las cosas de manera impecable. En el elenco está Paul Vega…

¿Qué más podrías pedir? (los dos reímos) ¿Qué razón tenía para negarme? (risas). 

Hablando de Chela de Ferrari, me gustaría saber cuál es el rasgo que consideras más importante en su estilo de trabajo. La paciencia que tiene. Paciencia, tranquilidad y suavidad máximas. Es increíble. En cuatro meses (de ensayos) no hubo un solo día en el que perdiera la paciencia o alzara la voz. Siempre la semana previa al estreno es una locura, pero ella nunca perdió la paciencia ni alzó la voz. Siempre nos habló con el mismo cariño y suavidad de siempre.

No es algo común entre los directores ¿no? ¡No! (risas). Nada común. Uno ya está acostumbrado y entiende cuando un director pierde la paciencia. Para mí, lo sorprendente es que ella nunca perdió la paciencia. Es una maravilla.

Supongo que les da libertad para tomar iniciativas. Un montón de libertad. Ella escucha las opiniones de todos.

Entonces, se nota que fue la maestra de Fisher. Él también valora mucho las iniciativas de los actores. Sí, también.

Te voy a mencionar algunos nombres. Por favor, dime lo primero que pase por tu mente:

 

Paul Vega. El mejor.

Ricardo Velásquez. Brillante.

Miguel Iza. ¡Todos son piropazos! (risas). Miguel Iza es extraordinario.

Bruno Ascenzo. Adorable.

 

 

 

¿Existe alguna rama de las artes escénicas en la que te gustaría incursionar en el futuro? Siempre hay cosas por experimentar. Hay mil cosas que todavía no he hecho. La dirección me interesa; no en este momento, pero en un futuro…

¿De teatro? Sí, de teatro. Me llama la atención. Me encantaría trabajar en  asistencia de dirección…

¿Igual que Urpi Gibbons? ¡No sabía eso!  

Me enteré hace dos días, durante la conferencia de prensa de Madre Coraje y sus hijos. Está trabajando como asistenta de dirección en esa obra, en el Teatro Británico. Entiendo que un actor tenga la inquietud o el interés por estar “al otro lado” y aplicar lo que aprendió para ayudar a otros. Eso me llama la atención.
 
¿Cuál es tu próximo proyecto? ¿La próxima vez te veremos en cine, teatro, televisión…? Por ahora, no tengo nada claro. No tengo idea de lo que haré el próximo año (risas).
¿Y si tuvieras la oportunidad de elegir? Me encantaría volver a hacer televisión. Es algo que no hago desde hace mucho tiempo. Hacer cine siempre es un privilegio y hacer teatro es lindo. En realidad quisiera hacerlo todo (risas).
Hace unas horas, la noticia del Novel para Vargas Llosa nos sorprendió a todos. Me gustaría saber qué le dirías si estuviera aquí. Probablemente, me pondría  tímida (risas). Alguna vez, me lo encontré en un festival de cine en París. Él me saludó y fue como… ¡me saludó! (risas).
 
¡Te reconoció! Sí. Fue súper amable. No sé qué le diría ahora ¿qué le podría  decir? Todas las felicitaciones quedan cortas.
Imagina que un día podrías terminar trabajando con él, como Vanessa  Saba. ¡Me encantaría! Todas las felicitaciones quedan cortas. Le agradecería. Todos los peruanos estamos muy contentos de celebrar un premio más.
¿Te nos unirías para ir a recibirlo en diciembre? ¿En diciembre viene?
En diciembre, según dicen. Sí, claro. Con pancartas (risas).

Finalmente, me gustaría saber qué le aconsejarías un actor o actriz joven que recién inicia su carrera… Perseverancia, paciencia y buen humor.

El consejo de Paul Vega es que, simplemente, cambie de carrera (los dos reímos). Carlos Carlín me dijo algo parecido. Si (actuar) es lo que se quiere, hay que tener mucha perseverancia, constancia y paciencia.

¡Muchísimas gracias! Gracias. 



Sinopsis de la obra:

Cyrano de Bergerac es un poeta, héroe de guerra, filósofo y diestro espadachín. Lo tiene todo salvo a la mujer de sus sueños, Roxana. Ella es bella y él tiene una enorme nariz. La ama en secreto, sin atreverse a más. Cuando aparece el hermoso Cristián, un joven que lo tiene todo excepto el don de la palabra, Cyrano encontrará la manera de expresar sus sentimientos a Rosana a través de las cartas que escribe haciéndose pasar por  él.

 

Inicio | Contacto

.