El showman

Política al desnudo

La columna de Esteban José Palma

Ser un candidato presidencial en campaña electoral implica ser un showman y, como en todo, algunas personas nacen con mayor talento que otras. Desde mi ángulo político Alejandro Toledo es uno de los candidatos presidenciales con mayor talento para desempeñar el papel del showman. El periodista Aldo Mariátegui ha elogiado, desde muy temprano, la claridad con que Perú Posible (PP) ha trazado la estrategia de campaña. Por estrategia, asumo, el señor Mariátegui entiende… ¿Qué? Pues la capacidad de ser un showman, es decir, de ser el animador de la campaña, el candidato que marque el ritmo de la contienda electoral. La pregunta a continuación es si es ese un mérito transcendente en una persona que aspira a conducir el destino de un país.

Lo primero que hay que dejar en claro es que no existe ninguna razón para sostener que Alan García este en contra de Alejandro Toledo. Los dos motivos que han querido sostener algunos periodistas y fanáticos para sustentar la supuesta animadversión son: 1) Alan García y el APRA tienen miedo que Alejandro Toledo y PP investiguen los actos de corrupción de los últimos años y 2) Que Alan García ha manifestado públicamente su simpatía por Keiko Fujimori y Luis Castañeda.

 

El primer motivo refleja una ingenua paranoia que dudo pueda quitarle el sueño a Alan García. Por un lado, es ingenuo pensar que la corrupción en el Estado se encuentra focalizada en el APRA o en algún otro partido político en particular. La corrupción no se  encuentra solamente en un partido, sino en todo el sistema estatal. Es decir, la corrupción está más allá de las personas, ya que es un sistema, una forma de trabajar y de hacer las cosas. Lo que sí es cierto es que el partido político que toma el poder tiene mayor control sobre este sistema de corrupción y de alguna manera lo puede usar a su favor, pero esto ocurre tanto en el caso del APRA como en el caso de PP u otro partido político, ya que es la forma de hacer las cosas, probablemente la única forma. Por eso para luchar contra la corrupción no se trata de cambiar a las personas, sino de afinar el sistema estatal de tal manera de impida que otros sistemas, como la corrupción, actúen a sus espaldas.  Por otro lado, porqué motivo el APRA tendría miedo de que PP persiga los actos de corrupción, si el APRA nunca persiguió los actos de corrupción de PP.

 

El segundo motivo refleja más bien ignorancia o una intención macabra de engañar. Ha sido el mismo Alejandro Toledo el que ha manifestado públicamente que Alan García tiene una escopeta de dos cañones (antes era de tres, pero Mercedes Araoz se retiró): Keiko Fujimori y Luis Castañeda. Además. Con dicha escopeta, dice Toledo, se quieren “bajar” su candidatura. El último gran intento de “bajarlo” fue la mal llamada patinada de la revista Caretas, sobre lo cual ya he hablado en un artículo anterior. Sin embargo, la idea de la escopeta de base en las declaraciones que dio Alan García, en agosto del año pasado, a una delegación chilena. Las declaraciones del presidente fueron publicadas en el diario La Tercera en la páginas 8 y 9, y decía lo siguiente: “Lo más probable es que gane Keiko Fujimori o Luis Castañeda… cualquiera de los dos (Fujimori o Castañeda) que gane la contienda, me deja tranquilo… (Porque) son continuadores del modelo económico”.  A estas declaraciones se suman las palabras de Alan García por Castañeda cuando dijo “yo estoy aquí con mi candidato (refiriéndose a Castañeda)” en la inauguración del Museo Metropolitano.  Sin embargo, hay dos detalles que se escapan del análisis de muchos periodistas: 1) Cuando Alan García declaró a la delegación chilena Alejandro Toledo todavía no había oficializado su candidatura (las declaraciones fueron en agosto y Toledo oficializó su candidatura en noviembre) y 2) Alan García se ha mostrado a favor de Alejandro Toledo como posible futuro presidente, ya que también seguiría el mismo modelo económico. Estas declaraciones las dio el pasado 9 de febrero ante un auditorio de exportadores y empresarios, “se acabó el peligro, cualquiera de los que aparentemente tiene ventaja podrá y deberá mantener lo sustantivo del modelo exportador, descentralista, democrático y de la inversión en nuestro país”.

 

Desde mi punto de vista existen muy pocos indicios sobre  el supuesto apoyo de Alan García a Luis Castañeda. Sin embargo, Toledo ha sacado provecho de esto para repetir en los canales 4 y 9 que “se lo quieren bajar” y que Alan García se entromete en la campaña electoral. Periodistas como Rosa María Palacios que dicen que los tildan de toledistas porque no dan su apoyo a Castañeda hacen uso de la misma estrategia de Toledo: colocarse como víctimas de Alan García y del gobierno que, según ellos, han “comprado” a periódicos y periodistas para apoyar a Castañeda. La señora Palacios tiene como evidencia de esto el que tres periódicos saquen en sus portadas titulares de apoyo a Castañeda; sin embargo, se olvida de las coincidencias entre periodistas y otros medios de comunicación para minimizar el Wikileak de Fernando Rospligliosi y para reforzar, incluso con bromas, la relación entre Alan García y Castañeda. ¿Qué los incentiva para afirmarse en esto? ¿El rating? La obsesión y el fanatismo por reafirmarse en su animadversión contra Alan García y Luis Castañeda no tienen nada que ver con los actos de corrupción, porque Alejandro Toledo también los tuvo en su gobierno. ¿Por qué no se habla de los actos de corrupción y los malos manejos en los medios de comunicación? ¿Por qué de pronto esto se vuelve irrelevante para periodistas como Rosa María Palacios?

 

Finalmente, el día de hoy 28 de febrero, Augusto Álvarez Rodrich, en su programa radial en Radio Capital, preguntó a su audiencia, “¿Quién es el candidato de Alan García?”. El resultado fue, con 26 votos, que Castañeda es el candidato de Alan García. No obstante, una vez más, Rodrich me decepciona con sus encuestas porque la pregunta interesante es “¿Quién es el candidato de los medios de comunicación?”. Señor Rodrich, le adelante el resultado que tal vez no le va a gustar, el candidato de los medios de comunicación es Alejandro Toledo. Para muestra un botón, el día de ayer en Cuarto Poder (canal 4) y hace unas semanas en A primera hora (canal 9), Alejandro Toledo dio algunas declaraciones y en ambos reportajes el tema central era “me quieren bajar” y “Alan García mete sus manos en el plato electoral”. Además de preguntas condescendientes, se nota la falta interés por “molestar” un poco al candidato; la falta de preguntas “picantes” que sí se platean a Luis Castañeda.

 

Para comentar este artículo, necesitas iniciar tu sesión.
Haz clic acá.

Inicio | Contacto

.