ENTREVISTA A NORMA MARTÍNEZ



Eduardo Marchena Siverio

Imágenes de Ricardo Campana Wissar


La musa de Juan Carlos Fisher vuelve a subir a las tablas. En esta oportunidad, la destacada actriz se embarca en el ambicioso proyecto con el cual Plan 9 engalana al renovado Teatro Larco. Se trata de “En la otra habitación (o la obra del vibrador)”, una comedia de la célebre Sarah Ruhl sobre el matrimonio y la intimidad que examina la naturaleza de las relaciones conyugales y problematiza el significado del amor. Integrada a un elenco de primer nivel en el que destacan Vanessa Saba y Leonardo Torres Vilar, Martínez encarna a una desdichada mujer que recurre al doctor Givings, un científico que ha inventado un novedoso aparato para tratar la histeria femenina por medio de energía eléctrica.


Defíneme a tu personaje en una sola palabra.

Sorpresa.
Ahora sí, en la cantidad de palabras que quieras, descríbemela.

Es una mujer que llega al consultorio del doctor Gibins, un inventor revolucionario, para curarse de su mal, la histeria.

En el siglo XIX, la histeria era vista casi como un sinónimo de feminidad, ¿no?

Exactamente. La mujer no se halla, llora, está irritable. Se supone que el doctor inventó un método revolucionario para curar eso. Lo interesante del personaje es que tiene un viaje muy bonito a lo largo de la obra. Es un viaje que va desde la inocencia, casi desde la niñez. Es una mujer que se casó a los diecisiete años y no sabe muy bien quién es. A lo largo de la obra ella va conociéndose y conectándose con ella misma. En el proceso ella va a ir creciendo. Ella está en un constante descubrimiento, en una sorpresa es una constante.


Existe una constante presencia de prejuicios sobre la mujer que notan en las escenas, algo propio de la época. Se trata de ideas denigrantes, pero lo que me llamó la atención fue la forma fresca, y hasta simpática, en la que tales ideas se muestran.

Yo creo que allí está el éxito de Sara Ruhl. El tema es, aparentemente, muy serio, pero lo desarrolla de manera muy ligera. Creo que, justamente, lo rico del texto es el tocar cosas muy profundas con liviandad y ligereza. Es liviano, pero no superficial. Es una delicia. La liviandad también te permite ingresar a zonas más profundas sin una carga dramática.


Define a la guionista, Sarah Ruhl, en una palabra.

Brillante.

El director…

¡No te lo puedo describir en una palabra! Yo lo conozco desde que comenzamos en esto.

Háblame del rasgo que consideras característico en su estilo de trabajo…

Relajado en el mejor sentido del término. Es plácido trabajar con él.

¿De las muchas razones que creo que tuviste para decidir embarcarte en este proyecto, cuál fue la principal? ¡El personaje! ¿Cómo negarme a hacerlo? Era un tipo de personaje que nunca había hecho. Sentí una conexión.


Recuerdo que en una entrevista pasada dijiste que el teatro es un aprendizaje constante. ¿Dirías que has aprendido algo con esta obra en particular?

Aprendí a transitar por la liviandad.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

En una telenovela.

¿Como en La Lola?

Bueno, fue una partición pequeña…

Pero memorable [los dos reímos]…

Y muy revulsiva. Fue muy divertida.

Me gustó el baile de tango. Bueno, me gustaría escuchar tu apreciación sobre el teatro nacional ¿Dirías que ha mejorado en los últimos diez años?

Sin duda, la evolución es palpable. Definitivamente, más gente va al teatro,

Me refería al nivel de calidad...

Creo que ahora más gente va al teatro porque la oferta es más interesante. Creo que lo que ha mejorado es la oferta. En nivel de las producciones y el riesgo que se asume es mayor. Hay más directores. Creo que no es un fenómeno que se genere en el público, sino en las propias producciones…
¿Dirías que esto va a seguir o que no es algo pasajero?…

Me gustaría creer eso…

¿Dirías que tiene potencial para no ser algo meramente pasajero?

No tengo duda de eso. Creo que el fenómeno que se está dando es imparable.

Si pudieras pedirle un deseo a la ministra de cultura, en materia de políticas para el teatro, ¿cuál sería?

Descentralización, salas en provincias, redes culturales que te permitan montar una obra en Lima y luego llevarla a Arequipa, Trujillo, Cuzco, Ayacucho. Que se pueda tener soporte en provincias para hacer giras con la obra.

ARGUMENTO DE LA OBRA

 

Nueva york, 1880. En un hogar victoriano aparentemente perfecto, el Dr. Givings, científico y honorable caballero, ha inventado un extraordinario nuevo aparato para dar tratamiento médico a la “histeria” femenina: el vibrador. Apartada del laboratorio del doctor, su joven esposa intenta atender a su bebé recién nacida mientras se pregunta qué es exactamente lo que sucede tras la puerta del consultorio de su marido. Cuando una nueva paciente “histérica” y su esposo traen consigo todos sus problemas conyugales al hogar del doctor, los Givings deberán examinar la naturaleza de su propio matrimonio y lo que significa verdaderamente amar a alguien.

 

La cita es de jueves a Lunes a las 8:00 p.m.  (Domingos a las 7:00 p.m.)

 

Elenco:

 

Vanessa Saba, Leonardo Torres Vilar, Norma Martínez, Nicolás Fantinato,

Grapa, Malena Romero y Claudio Calmet.

 

La obra estará en preventa a S/. 15 soles sólo hasta el 28 de setiembre, y se presentará en el renovado Teatro Larco (Av. Larco 1036. Miraflores). La temporada va de jueves a lunes a las 8pm. , domingos 7 pm. Entradas a la venta en Teleticket.

 

PREVENTA

 

S/. 15.00 sólo hasta el 28 de setiembre.

 

De jueves a domingo

Entrada general: S/.40.00 | Estudiantes: S/. 20.00

 

Lunes populares

Entrada general: S/. 30.00 | Estudiantes: S/. 15.00

 


Inicio | Contacto

.