Entrevista a Rómulo Assereto

 

Eduardo Marchena Siverio

 Imágenes de Ricardo Campana Wissar

 

El actor fetiche de Juan Carlos Fisher inicia el año sobre las tablas del Teatro La Plaza para interpretar al asistente del visceral, provocador y egocéntrico pintor expresionista Mark Rothko. Se trata de Rojo, un fascinante retrato de un genio de las artes plásticas que le valió a su autor, John Logan, seis premios Tony. Sin duda,  esta es una gran oportunidad para ver en escena a uno de los artistas más destacados de los últimos años junto a un maestro de la talla de Alberto Ísola.


¿Podrías definir a tu personaje en una sola palabra? Cuestionador. Es un chico que empieza a trabajar como asistente de un gran pintor al que admira, pero comenzará a cuestionarlo y encontrar fallas en su trabajo…

Por lo que pude leer, se produce una evolución en tu personaje. Poco a poco,  comienza a ganar confianza y, paralelamente, el maestro comienza a ceder, a perder confianza en sí mismo… Sí, comienza a cuestionarlo, lo remueve.  

¿Siendo tú un artista que interpreta a un artista, te identificas en algo con él personaje? Sí, claro. Creo que todos, cuando empezamos, entramos con algo de ingenuidad, con ganas de aprender y absorber todo. Después, en los maestros a los que admiras, comienzas a encontrar errores, fallas, defectos…

Primero el maestro es como Dios y, poco a poco, comienza a volverse humanoExacto. Eso es lo que pasa en esta obra.


¿Cuál fue la mayor similitud que encontraste entre el personaje y tu propia personalidad? Él es muy apasionado en lo que hace, en lo que cree, en su forma de ver el arte y el mundo. Creo que tengo un poquito de eso.

¿Cuál, dirías tú, has ido el rasgo característico en el trabajo de Fisher durante los ensayos de este montaje? Juan Carlo [Fisher] es muy detallista y observador. Ha sido un placer trabajar con él. Ha sido una obra en la que básicamente trabajaron cuatro personas: Juan Carlos [Fisher], la asistenta de dirección [Urpi Gibbons], Alberto [Ísola] y yo.

Además, en el escenario, el peso de la obra recae Alberto [Ísola] y tú. No hay un grupo de actores sobre los cuales puedan apoyarse… Así es, pero ha sido un proceso muy feliz. Todos somos amigos y es bonito trabajar así…


¿Alguna vez has sentido esa mezcla de emoción y miedo al encarar un proyecto que resulta ser más grande y ambicioso que tus expectativas? Sí, claro. Me ha pasado un montón de veces.

Tu personaje llega como asistente, pero se convierte en algo más durante el proceso… Sí, Rothko lo libera de alguna manera. Le dice al aprendiz que salga y construya su propio mundo, su propia carrera artística…

 

¿Qué le pedirías al Ministerio de Cultura para el teatro? En líneas generales, creo que lo más importante es que se defina una política cultural concreta. Debería establecerse con claridad cuál va a ser la función del Estado: si intervendrá mucho o poco, si la va a subvencionar o no.  

Si no me equivoco, tu próximo proyecto es Hairspray, un musical… Sí. Lo va a dirigir Juan Carlos Fisher.

¿Podrías adelantarnos algo? Sí, claro. Es un musical muy divertido. Interpretaré a un presentador de televisión. El elenco es gigante…

Hairspray fue llevada al cine no hace mucho tiempo. Es una película en la que Jhon Travolta interpreta a la mamá de la protagonista, ¿no?… Sí, en todas las adaptaciones el papel de la mamá es interpretado por un actor. En este caso, será Sergio Galliani. Tendremos como veinte músicos en vivo, el elenco es de veinticinco bailarines. Será todo un espectáculo.

¿Qué le aconsejarías a una persona que inicia su carrera en las artes escénicas? Que haga cosas. La actuación, más que una profesión, es un oficio. Se aprende mucho en la cancha.


Sinopsis:

Ambientada en la ciudad de Nueva York de 1958, la obra nos sitúa en un momento decisivo de la vida del pintor Mark Rothko: ha sido reconocido con el contrato más atractivo de la Historia del Arte Moderno, una serie de murales para el lujoso restaurante Four Seasons de Nueva York. Durante los meses siguientes trabajará apasionadamente en este proyecto, pero cuando Ken, su joven asistente,  comience a cuestionarlo, el maestro descubrirá que el gran logro de su carrera podría representar, paradójicamente, su muerte como artista. 

La cita es desde el 16 de febrero de 2012 en el Teatro La Plaza

Funciones: jueves a martes a las 8 pm Domingos a las 7 pm

 

Inicio | Contacto

.