ENTREVISTA A ORIANA CICCONI

 

 

Eduardo Marchena Siverio

Imágenes de Ricardo Campana Wissar

Después de obsequiarnos una deslumbrante interpretación en Hairspray, Oriana Cicconi regresa a las tablas para una nueva puesta en escena del Teatro La plaza en la que comparte roles con actores de la talla de Rómulo Assereto, Ricardo Velásquez y Gisela Ponce de León. Hablamos de Nuestro pueblo, una conmovedora obra de Thorton Wilder bajo la dirección de la reconocida Chela de Ferrari que nos invita a reflexionar sobre la vida a partir de las situaciones más cotidianas.

Si tuvieras que definir a tu personaje en una palabra, ¿qué palabra elegirías?... Curiosa…

Ahora, en la cantidad de palabras que quieras, descríbemela… 

Soy una niña que primero tiene nueve; luego, trece; y, finalmente, 23, la edad que cumpliré dentro de poco. Es una niña muy curiosa y también alegre. Es inquieta como cualquier niña.

¿Te identificas en algo con tu personaje?

Sí. Bueno, yo soy curiosa y los niños son curiosos…

Háblame un poco de la obra…

En esta época, vivimos tan de prisa que no disfrutamos del momento presente y, cuando ya no estamos en esta tierra nos damos cuenta de que debimos valorar cada detalle de la vida. De eso trata.

¿Cuál, dirías tú, es el rasgo característico del estilo de trabajo de Chela de Ferrari?

Ella es increíble, una mujer perfeccionista y segura de sí misma, algo que te hace entrar en confianza y sentirte bien. Nos da la seguridad a nosotros para trabajar, pero también para ser libres…

Me han dicho que ella es muy paciente…

Es muy paciente. Para soportarme a mí, tiene que ser paciente [risas]. Es muy calmada, impecable…

Imagino que son muchas las razones por la cuales te embarcaste en este proyecto, pero me gustaría saber cuál fue para ti la más importante…

Todo lo que hace La Plaza me encanta. Todos son muy profesionales y perfeccionistas. Me siento en familia, porque la obra anterior en la que trabajé, Hairspray, también fue producida por La Plaza.

Voy a mencionarte algunos nombres. Por favor, dime lo primero que pasa por tu mente:

Gisela Ponce de León… Mi mamá [risas]…

Paul Vega… Un ser extraño [risas], pero bueno

Rómulo Assereto… Un buen amigo muy talentoso…

Juan Carlos Fisher… Un ser humano increíble….

Después de esto, ¿te veremos sobre las tablas nuevamente?

Espero que sí [risas]. Estoy abierta a cualquier posibilidad…

Si pudieras elegir entre proyectos de teatro, cine o televisión…

¡Lo haría todo a la misma vez! Me gusta probar todo, porque así voy descubriendo nuevas cosas…

¿Y cuál fue tu primer trabajo como actriz?

Estuve en La novicia rebelde, con Preludio en el Teatro Peruano Japonés. Después estuve en la novela Luz María, en la que hacía de la hijita de Angie Cepeda y Christian Meyer.

Finalmente, ¿qué consejo le darías a un actor  actriz que recién inicia su carrera?...

Que luche por sus sueños, ¡pero que lo luche! [risas]. Uno comienza desde abajo. Yo comencé en una tienda de ropa, fui moza y trabajé en un call center, pero siempre supe que quería ser actriz.

 

 

Inicio | Contacto

.