DE REPENTE, EL VERANO PASADO

 

Eduardo Marchena Siverio

Imágenes: cortesía del Teatro de Lucía

El Teatro de Lucía celebra su primer año con un nuevo montaje que, como los anteriores,   combina una notable dirección con memorables actuaciones en medio de una puesta en escena impecable: “De repente, el verano pasado”, de Tennessee Williams.

Inquietante, conmovedora y con un final estremecedor, la obra es uno de esos melodramas  imprescindibles de la dramaturgia contemporánea que jamás perderán vigencia. La puesta nos sumerge en una tormenta de ambiciones, resentimientos y conflictos en el seno de los Venable, una acaudalada familia de Nueva Orleans, a mediados de siglo XX. Sebastian Venable, poeta y heredero, encuentra una muerte violenta en una playa del Tercer Mundo, ante los ojos horrorizados de Catherine Holly, su prima y acompañante de viaje. Violet, madre de Sebastian,  intentará acallar el testimonio macabro de su sobrina, que pone en evidencia la verdadera naturaleza de su hijo. Para ello, buscará convencer al joven Dr. Cuckrowicz de hacerle una lobotomía a Catherine, a cambio de una jugosa subvención para sus experimentos médicos. En medio de dolorosas interrogantes en torno a quién fue realmente Sebastian Venable, se desnudará un mundo de hipocresía y decadencia inimaginables.

Tennessee Williams es, sin duda, uno de los más grandes dramaturgos norteamericanos de todos los tiempos. El autor de obras maestras como “Un tranvía llamado deseo” (1947) es reconocido por la habilidad con la que construye personajes frágiles y desadaptados que enfrentan con valentía a un mundo despiadado, corrupto y pragmático en el que el “sueño americano” se desvanece ante una cruda realidad que convierte ideales en bienes de consumo. En esta oportunidad, el Teatro de Lucía presenta la historia de los Venable bajo la dirección de un notable  Alberto Isola que saca lo mejor de un elenco de primer nivel en el que destaca la vigorosa interpretación de Lucía Irurita bajo la piel de la implacable Violet.    

La obra cuenta con las actuaciones de Lucía Irurita, Mirna Bracamonte, Cécica Bernasconi, José Miguel Arbulú, Irene Eyzaguirre, Braulio Chappell y María Pasamar. La escenografía es de Carlos Mesta; el vestuario, de Ricardo Pedreschi; las luces, de Luis Tuesta y con la Dirección Adjunta de Norma Berrade.

 

La cita es hasta el 3 de junio en el Teatro de Lucía (Bellavista 512, Miraflores) de jueves a lunes a las 8pm (domingos 7pm). Entradas en Teleticket de Wong y Metro y en la boletería del teatro.

 

 

 

Inicio | Contacto

.