ENTRE LUCES Y SOMBRAS

Entrevista a Rómulo Assereto

 

Eduardo Marchena Siverio

Imágenes de Ricardo Campana Wissar

 

En un edificio londinense, durante la vertiginosa década de 1960, un joven escultor se prepara para una velada decisiva en su vida: espera las visitas del padre de su novia y un importante coleccionista cuyo aval podría ayudarlo a dejar de ser un artista incomprendido más. Si bien él y su pareja han hecho todo lo posible para que la velada sea un éxito, un intempestivo corte de luz desatará una serie de enredos, sorpresas y desastres. Bajo la piel de este desventurado joven, nuevamente bajo la dirección de Juan Carlos Fisher, Rómulo Assereto protagoniza El Apagón, del aclamado Peter Shaffer, integrado a un elenco de primer en el que comparte escenario con actrices de la talla de Gisela Ponce de León y Magdyel Ugaz. 

¿Podrías definir tu personaje en una sola palabra?

Solucionar…

¿Solucionar?

Eso es lo que mi personaje se pasa haciendo durante toda la obra. Él resuelve o intenta resolver todos los desastres que se le van presentando todo el tiempo.

Ahora, en la cantidad de palabras que quieras, ¿podrías describirlo?

Es un escultor joven que se encuentra en la noche más importante de su vida: va a conocer al que podría ser futuro suegro y recibir a un importante coleccionista de arte interesado en sus esculturas. Precisamente en esa noche, se va la luz y comienzan los desastres.

¿Hubo alguna escena que te resultara particularmente interesante o desafiante?

Bueno, hay muchísimos momentos divertidos en la obra. A mí me encanta “sacarme la mugre”, chocarme con las cosas [risas].

Me di cuenta. Tu personaje se da toda clase de golpes con las paredes y los muebles. Termina en el suelo en más de una oportunidad…

Tuvimos un entrenamiento en comedia física con una profesora que nos enseñó a caernos sin hacernos daño…

Aunque no lo he visto en las escenas que seleccionaron para esta presentación, algo me dice que en algún momento de la obra alguien se cae por las escaleras…

Y ya te imaginarás quién va a ser [risas]…

Supongo que con cada obra aprendes algo nuevo. En este caso, además de la manera segura de caer al suelo, ¿qué sientes que has aprendido?...

Bueno, como se trata de una comedia muy física, hay que estar muy conscientes de nuestra propia corporalidad. También tuvimos que estar especialmente concentrados por el tema de las luces…

Claro, cuando las luces se prenden, se supone que los personajes están a oscuras y viceversa…

Así es: cuando todo está a oscuras los personajes pueden ver y cuando las luces se prenden para que el público nos pueda ver se supone que comienza el apagón.

Y trabajan con distintos niveles de luminosidad…

Sí, claro. Cuando alguien prende una linterna o un  encendedor las luces bajan en intensidad, pero se supone que estamos a oscuras en todo momento…

¿Y no se confundían durante los ensayos?  

Sí, claro. Ha sido muy exigente: actuar como si nada a oscuras y como si no pudieras ver cuando las luces están encendidas…

Trabajaste con [Juan Carlos] Fisher tantas veces que ustedes ya deben ser como familia…

Ahora es mucho más fácil, las cosas fluyen…

¿Cuál es tu próximo proyecto sobre las tablas?

Estaré en una obra en el Teatro La Plaza, se llama Doce Hombres en Pugna.

Esa es la obra que dirigirá Ricardo Morán, ¿no?

Sí, él es el director. En el elenco estarán Leonardo Torres, Carlos Gasols, Carslos Tuccio, Ricardo Velásquez, Mario Velásquez. Es una obra moderna con dos adaptaciones al cine. Es la historia de un jurado norteamericano que debe decidir un caso de asesinato…

¿Un drama?

Sí, un drama sobre la ligereza con la que a veces juzgamos las cosas y asumimos que alguien puede ser culpable sin mayores pruebas.

La última vez que conversamos te pregunté si existía un personaje o tipo de personaje que todavía no te ha tocado interpretar y con el que te gustaría experimentar. Tu respuesta fue Madame Butterfly…

Sí, pero hay varios. También me interesaría hacer un papel como el de El Talentoso Señor Ripley…

¿El papel que hizo Matt Damon?

Sí, en la versión de cine, pero hay una obra teatral muy bonita…

Y creo que hubo una secuela…

A la que nadie le “dio bola” [risas]

¿Cuál es el consejo que más te sirvió en tu carrera?

Nunca dejar de “hacer” todo lo que puedas. El oficio del actor es complejo y no debes limitarte a la actuación y esperar a que te llamen: genera tus propios proyectos, trabaja también fuera del escenario, detrás del escenario, aprende todo lo que puedas. La actuación es un trabajo de equipo.

Hablando de trabajo en equipo, voy a mencionarte unos nombres. Por favor, dime que es lo primero que pasa por tu mente:

Gisela Ponce de León… Gran actriz

Juan Carlos Fisher… Hermano…

Wendy Ramos… Extraordinaria, muy divertida...

Magdiel Ugaz… Extraordinaria [risas]…

Muchas gracias…

¡Gracias!

 

 

 

 

 

 

 

Inicio | Contacto

.