CAMINO AL ALTAR

Entrevista a Patricia Barreto

 

 

Eduardo Marchena Siverio

Imágenes de Ricardo Campana Wissar

 

La última vez que charlamos con ella, a mediados de 2011, interpretaba a una adolescente rebelde y altanera. Esta vez, Patricia Barreto vuelve a la carga bajo la piel de Bergenia una joven mujer que ve frustrada su intención de casarse debido a la muerte de su hermano y una tradición familiar cuyo cumplimiento se ha convertido en la más inquietante obsesión de sus padres: reunir a todos los miembros de la familia para la boda. Ante la evidente imposibilidad de lograrlo (y la terquedad de su futura suegra), el prometido de Bergenia pone en práctica un descabellado plan: pagarle a un actor trotamundos para que interprete al hijo muerto a fin de que la boda pueda realizarse. Hablamos de “¿Eres tú, pequeño?”, obra ganadora de la cuarta edición del Concurso de Dramaturgia Peruana 2012 que, gracias al Teatro Británico, podremos ver en escena desde este 8 de junio.

Primero te vimos como princesita, después te convertiste en una “chicha rebelde” y ahora…

Y ahora, más crecidita, estoy camino al altar [risas]…

¿Podrías definir a tu personaje en una sola palabra?...

Frustración…

Ahora, en la cantidad de palabras que quieras, ¿podrías describirla?

Es una mujer que ha vivido toda su vida en casa de sus padres. Está muy pendiente de su familia desde la muerte del hermano hace diez años. Es una mujer responsable. Se preocupa por proteger a su familia, aunque ellos son algo indiferentes hacia ella. Sus padres son algo castrantes. En el fondo, quiere salir y la única forma de lograrlo es casarse. El problema es que, como el hermano está muerto, la familia no está completa para celebrar la boda…

Se supone que es un hogar muy católico…

Más que católico, castrante. Hay familias católicas que no están tan obsesionadas con las tradiciones. Su vida está limitada por la familia. Terminó el colegio hace pocos años. Trabaja básicamente para sus padres. Vive entre el trabajo y la casa…


¿En qué trabaja?

No se sabe, creo que no está en las acotaciones, pero se supone que es un trabajo muy puntual, simple, sin mayor interacción con el mundo…

De acuerdo, pero sospecho que lo que sí especificado en las acotaciones es la cantidad de elementos religiosos en el decorado de la casa: veo un cuadro de Cristo, otro de la última cena, una biblia grande, una de esas coronas de Domingo de Ramos…

Sí, se supone que es un hogar muy católico. Existe un fervor enorme. Se trata de una familia que tiene una necesidad enorme de creer en lo que sea para poder seguir adelante. Creo que hay  también algo de culpa…

¿Culpa?

Mi personaje siente que tiene que proteger a su familia, hacerse cargo de ella, pero en un momento de la obra ella va a despertar y descubrir que debe irse y parar este círculo vicioso de culpa. Al final, pasa lo que tiene que pasar.


Háblame del director…

Apasionado, prolijo y obsesivo en cuanto a la pulcritud del montaje. Le apasiona el teatro.

¿Sientes que aprendiste algo nuevo en el proceso de ensayos?

Creo que la disciplina. A veces uno aborda a los personajes partiendo “de afuera”, desde una imagen o una forma. Piensas en el personaje y después en la situación. Esta vez, he partido de la situación, me imaginé en ella y comencé a construir el personaje desde “dentro” de mí misma.

Háblame del guion. El autor es relativamente joven y este es su primera obra importante…

Es su ópera prima. Me gustó mucho cómo logró envolver una situación en otra. Los subtextos de la obra me parecen muy interesantes. En un nivel superficial, te encuentras con una comedia ligera muy divertida, pero en un nivel más profundo te das cuenta de que lo que se quiere decir va mucho más allá de una situación jocosa.

¿Podrías comentarme tu escena favorita?

¡La del final!

De acuerdo, pero no creo que realmente quieras contarme el final de la obra, ¿o sí?

No [risas]

¿Podrías describirme tu segunda escena favorita?

El despertar de mi personaje, cuando se da cuenta del tipo de familia que tiene. 


Te voy a mencionar algunos nombres. Por favor, dime qué es lo primero que pasa por tu mente:

Alberto Herrera… Experiencia…

Omar García… Energía…

Juan Carlos Pastor… Dulzura…

Attilia Boschetti… Belleza italiana...

Patricia Barreto… Madura [risas]…


¿Existe algún tipo de personaje con el que te gustaría experimentar en un futuro?

Sí, me gustaría hacer de villana…

Igual que Gisela Ponce de León…

Todos los personajes tienen su lado negativo, pero quisiera una villana que haga cosas realmente malas. Una persona maquiavélica, calculadora. También me interesaría algún papel que implique un esfuerzo corporal especial. En mi primera obra profesional interpreté a un niño con discapacidad, uno que padecía de retraso mental.

Algo me dice que tendrás dificultades para convencer al público de que eres una villana…

¿En serio? A mí me encantaría…

Me refiero a que proyectas mucha simpatía y eso hace que me cueste imaginarte como villana. Lo mismo le dije a Gisela Ponce hace una par de semanas en la conferencia de prensa de El Apagón. Ella me dijo que consideraba al personaje que interpretaba en esa obra una “chica mala”…

No, es todo lo contrario…

Eso le dije. Su personaje, al juzgar por las escenas que vi, no me pareció una “chica mala”. Ella me dijo que le parecía algo antipática…

Tal vez, tenga algunas pinceladas de antipática, pero no es que sea antipática.


 Y, si tuvieras la oportunidad de interpretar a una villana, ¿cuál sería tu referente?

Angélica Houston en Los Locos Adams. Tiene una fineza y una “fisicalidad”…

Cuando dijiste Angélica Houston, pensé que ibas a mencionar el papel en el que hace de villana en La Cenicienta…

¡Me daba roche mencionarla porque esa película era muy romántica! [risas]…

¿Podrías comentarme algún montaje que te haya resultado especialmente interesante?

El Apagón, tienen que ir a verla. También tienen que ir a ver Los Fabulatas, mi obra para niños [risas]…

¿Y llegaste a ver Números Reales?

No la pude ver.

¿Qué le aconsejarías a una persona que recién inicia su carrera en las artes escénicas?

Que trate de ser ejemplo de sí misma, que no trate de ser ejemplo de nadie más que de sí misma.

 

 

SOBRE LA OBRA…

Producción: Británico

Elenco: Attilia Boschetti, Alberto Herrera, Patricia Barreto, Omar García y Juan Carlos Pastor

Dirección: Gustavo López Infantas

Estreno: 08 de junio

De jueves a lunes a las 8:00 pm

Precios especiales para esta temporada:

Entrada general S/. 45 - Jubilados S/. 25 -  Estudiantes S/: 20

Venta de entradas en Teleticket de Wong y en la boletería del Teatro Británico

Informes: 615-3610

 

Inicio | Contacto

.