ENAMORADA DEL TEATRO

Entrevista a Estephanie Orúe

 

 

 

Eduardo Marchena Siverio

Imágenes de Ricardo Campana Wissar

 

La última vez que conversamos con ella, en 2011, compartía escenario con actores de la talla de Leonardo Torres Villar y Jimena Lindo en el  elenco de “Tres Hermanas” y, desde entonces, le hemos seguido la pista. Con una cada vez más nutrida carrera en cine, teatro y televisión, Estephanie Orúe, vuelve a pisar las tablas del Teatro Británico, bajo la dirección de Jorge Chiarella, integrada a un grupo de jóvenes talentos que llevarán su resistencia física al límite en “Historia de un caballo”, adaptación para teatro de un cuento de León Tolstoi desarrollada y musicalizada por el dramaturgo Mark Rozovsky.

Tu personaje es la manada y también es un personaje individual, ¿verdad?

Digamos que soy parte del ensamble, parte de la manada, un personaje coral y digamos que dentro del personaje coral, cada uno tiene una personificación distinta en cada caballo. Entre otros papeles, interpreto a una yegüita. El trabajo no es tanto de interpretación de texto: es más físico, sensorial. Partiendo de una sensación física estoy jugando mucho con el peso, con el ritmo, con las direcciones.

En una entrevista anterior recuerdo que me comentaste que siempre imprimías algo de tu personalidad en los personajes…

Sí, sale naturalmente. Me sale una potranquita coqueta, con coquetería natural. Cuando de pronto interpreto a la potra, a la yegua que tiene mucho más peso, sale mi carácter aguerrido. Cuando hay escenas en las que le pegamos a Patizamco me sale más el carácter, la fuerza. Hay mucho de mi personalidad en cada papel que interpreto. Es bien loco, porque además, parte de mi formación. Uno de los ejercicios más comunes que hacemos los actores es el de interpretar a un animal. Partimos del animal para que salga el personaje.

Si tuvieras que definir al director en una palabra, ¿qué palabra elegirías?

¿En cuando a su personalidad o en cuanto a su trabajo?

En ambas

Ay Coquito [Chiarela] es tierno. Coco es un director que nunca termina de ajustar. Es siempre un nuevo proceso para mí, porque te marca algo y al día siguiente te lo cambia, y después te lo vuelve a cambiar. Hasta ahorita estamos marcando, fijando y cambiando. Entonces, a mi me brinda, digamos, la oportunidad de estar más abierta y dispuesta a cambiar.

¿Podrías mencionarme alguna escena particular que te haya parecido desafiante o especialmente difícil?

Creo que, en general, el hecho de interpretar a un caballo durante toda la obra,  con todo lo físico, me parece que es un desafío constante.

Me gustaría escuchar una breve descripción de la obra en tus palabras…

Bueno. Partiendo del caballo nos está dando una enseñanza en la vida. La obra nos habla de cómo nosotros, los seres humanos, podemos ser más animales que los mismos animales y el animal más humano que el humano.

Te voy a decir unos nombres, te voy a pedir que me digas lo primero que pase por tu cabeza…

Franklin Ávalos

Alma, corazón y vida

Tati Alcántara

Estrella

Jorge Chiarella

Maestro

Armando Machuca

Gracioso

Oscar Carrillo

Imponente

Claudia Rúa

Amiga

 

Tú me comentaste que desde muy chiquita ya tenías definido que querías ser actriz y cantante. Además me comentaste que en ese momento lo primero que te gustaba era televisión y que posteriormente te enamoraste del teatro en el TUC. ¿Podrías hablarnos un poco más de eso?

Yo, cuando era chiquita, mi sueño era ser cantante, más cantante que actriz. Mi papá ha sido músico, ha sido cantante de un grupo musical. Entonces, digamos que por ahí lo escuchaba cantar. De pronto, no sé por qué en realidad ni en qué etapa de mi vida, de pronto dejé de cantar y terminando la secundaria entré al TUC. Me llevó una de mis mejores amigas. Yo decía que quería ser actriz pero no sabía qué estudiar. Mi mejor amiga, que estudiaba en La Católica, me dijo que había averiguado lo del TUC y que eso era para mí. Ella me acompañó a la charla informativa y digamos que ella fue, un poco, la que me dio el pase. Ya cuando entré al TUC me enamoré del teatro. De pronto cuando fui a la charla informativa vi que los actores hacían esgrima, hacían entrenamiento corporal, que hacían música. Nuestro maestro, Alberto [Ísola] nos decía que no pensáramos que era tan fácil la vida del actor, que había ciertos requisitos para entrar a la televisión, que tenía que ver mucho el tema físico. En ese tiempo estaba avocada a absorber como “esponjita” todo lo que en el TUC me estaban enseñando. Yo empecé haciendo televisión. Terminé mi segundo año en el TUC, chapé un casting, me llego de casualidad que fue Tiro de gracia y nunca paré. Luego hice cine y continúo haciendo teatro.

Alguna obra de teatro que hayas visto antes o durante tu proceso en el TUC que te haya marcado, que te haya reafirmado, que te haya inspirado a continuar

Sí, Enrique V. Me encantó.

Finalmente, a lo largo de tu carrera, cuál sientes que fue la mayor lección que has aprendido.

Mira, yo creo que igual en cada proceso siempre se aprende algo y en cada proceso yo personalmente siento que no crezco solo como actriz, sino que es un crecimiento profesional, actoral que va de la mano con un crecimiento personal. Durante todos los procesos conoces gente nueva, aprendes. Por ejemplo, acá lo que más valoro es ser parte del ensamble. Se aprende a tener  humildad, sencillez. Es como retroceder a lo que te han enseñado cuando estabas en la escuela. Ser parte del ensamble me sirve a mí, por ejemplo, para observar el trabajo de Franklin [Dávalos], y aprendo de eso. Al observar el trabajo de Franklin, de Tati aprendo un montón y creo que es lo más valioso de este proceso.

 

Sobre la obra…

Basada en un cuento León Tolstoi y adaptada para teatro por el dramaturgo Mark Rozovsky, Historia de un Caballo es un espectáculo que destaca por la intensidad de su contenido y la fortaleza física de actores que, sin otro recurso que sus propios cuerpos y mínimos apoyos de utilería, se convierten en una manada de caballos. Publicada en 1886 con el título de “Jolstomer: historia de un caballo”, la puesta narra desde la perspectiva de Patizanco, un extraordinario corcel,  días de gloria o desdicha, desde los juegos de una tierna infancia hasta una incomprendida vejez y el rechazo de los caballos de pedigrí, desgarradora metáfora sobre la condición humana que reflexiona en torno al tema de la pertenencia al grupo y la tolerancia hacia quienes se atreven a ser diferentes. Bajo la dirección de Jorge Chiarella y con un elenco en el que destacan Franklin Dávalos, Tati Alcántara, Óscar Carrillo y Stephanie Orúe, “Historia de un caballo” es también un logrado musical que nos transporta a la Rusia del siglo XIX con interpretaciones en vivo de Fernando de Lucchi, César Sánchez, María Tuzlukova e Igor De la Cruz.

 

Jorge Chiarella Krüger, director de la obra, nos comenta:

Hay momentos en que no provoca especular. La obra es simple, directa, profunda, emotiva, fascinante. Lo dice todo, se entiende todo y queda grabada para siempre. La dirigí en 1997 y  ahora, dieciséis años después, el Teatro Británico apuesta por Historia de un caballo, pues, como los grandes clásicos, la obra tiene más vigencia y se hace más necesaria que nunca. Con la actuación de un brillante Franklin Dávalos en el rol estelar y un elenco totalmente renovado de más de 20 intérpretes actorales y musicales, hoy, ustedes y nosotros disfrutaremos juntos esta maravillosa experiencia teatral.

Nuestro poeta Washington Delgado escribió en 1997 acerca del cuento sobre el que se basa esta estupenda adaptación para teatro de Rozovsky, y pieza original de León Tolstoi … “El arte supremo de León Tolstoi, le permite ser, al mismo tiempo, objetivo y subjetivo. Muestra con precisión y belleza las cosas más nimias, la cacería de un lobo o el gorro de un personaje, y también el mundo interior de sus héroes, grande o pequeños. Un caso así es el de Jolstomer (Historia de un caballo) donde narra la vida de un animal, un caballo viejo, mostrando no solo los aspectos externos de su vida sino también su mundo interior, sus apetencias, sus frustraciones y dolores de tal modo que el caballo se vuelve un ser humanísimo y conmovedor.”

Romain Rolland, dramaturgo francés, Premio Nobel de Literatura 1915, ha dicho que Jolstomer es una de las obras más portentosas de León Tolstoi y debo confesar que es de las que más me han emocionado y gratificado espiritualmente, sobre todo por la forma tan sensible como aborda el comportamiento humano desde un ángulo alejado, desde la perspectiva de un caballo.

 

FICHA TÉCNICA:

Elenco: Franklin Dávalos, Tati Alcántara, Mariano Sabato, Óscar Carrillo, Stephanie Orúe, Jean Pierre Vismara, Leslie Guillén, Janncarlo Torrese, Claudia Rúa, Armando Machuca, Pedro Olórtegui, Mijail Garvich, Lucía Rúa, Carlos Casella, Renato Medina y Juan Carlos Morón.

Dirección: Jorge Chiarella

Dirección musical: Fernando de Lucchi

Músicos: Fernando de Lucchi, César Sánchez, María Tuzlukova e Igor De la Cruz

Lugar: Teatro Británico 527, Miraflores

Temporada: de jueves a lunes a las 8:00 pm

Entrada general: General S/. 60 - Jubilados S/. 40 - Estudiantes S/. 30

Lunes populares: General S/. 45 - Jubilados S/. 25 Estudiantes S/. 20

 

Venta de entradas en Teleticket de Wong y en la boletería del teatro

Informes: 615-3610

Inicio | Contacto

.