Construyendo mundos

Entrevista a Víctor Hugo Vieyra

 

Por Diana Díaz Vásquez

Imágenes de Ricardo Campana Wissar

Edición de Diana Díaz Vásquez y Eduardo Marchena Siverio

 

 

“Tú tienes que construir muy bien ese mundo para poder meterte en la emoción”

 

Con más de cincuenta años de trayectoria a cuestas en cine, teatro y televisión, el reconocido actor argentino Víctor Hugo Vieyra retorna a la escena limeña con un clásico de Arthur Miller, Todos eran mis hijos, bajo la dirección de Carlos Tolentino en el Teatro Británico. En esta oportunidad, Vieyra nos narra pasajes de su vida, comparte lecciones del mundo teatral y analiza su particular experiencia al encarnar a Joe Keller, un patriarca que esconde profundos  secretos familiares de inimaginables consecuencias. Escucharlo ha sido un privilegio, pues en cada respuesta es inevitable percibir su naturaleza actoral, la empatía como una clave importante, el énfasis que le da a cada exclamación… todo lo hace único.      

Por lo que he leído en otras entrevistas que le han hecho, Arthur Miller es también uno de sus autores favoritos, ¿es la primera vez que representa a Joe Keller?

Sí es la primera vez. La primera vez que hago Miller. Sí, la primera vez. Nunca había hecho Arthur Miller. Mira, nunca me había pasado, justo hoy contaba que leí la obra cuando empecé a estudiar en la Escuela Nacional de Arte Dramático, allá en Buenos Aires. Yo soy de Córdoba,  el interior, el centro de la república. Y me fui a estudiar teatro a Buenos Aires.  Tenía dieciocho años. Y mis padres estaban… mi viejo enojado y mi mamá triste. Pero así fue y me quedé allá. Y una de las cosas que pasaron por accidente es que tuve que leer Miller, y a mí nunca me había pasado el  emocionarme leyendo la obra de teatro. Me resulta difícil que me conmueva, porque el teatro es un lenguaje muy particular, ¿no?, ahí tenés el diálogo y nada más. Entonces, tú tienes que construir muy bien ese mundo para poder meterte en la emoción. Y la muerte de un viajante y esta obra me emocionaron hasta las lágrimas y siempre dije: yo quiero hacer estas piezas. Bueno han pasado los años, yo quería hacer el joven, en aquella época quería hacer Cris. Y, bueno, ahora hago Keller…. y por suerte.

Hay una frase preciosa casi ya al final del último acto, cuando él dice, digamos que recién tiene esta anagnórisis al final, y dice: ahora comprendo lo que él quería decirme, que todos eran mis hijos. Y lo comprendo.

Que todos eran mis hijos… es muy conmovedor eso. Sí a mí me conmueve profundamente, por suerte lo digo desde ahí. Todos eran mis hijos…


¿Cuál cree que es el significado de este texto, su vigencia en el mundo actual?

Las grandes obras tienen siempre varias lecturas, a mí me parece que la escribió directamente para hablarle al público de los Estados Unidos de lo que acababan de vivir. El otro día veía una película que se llama El aviador, ¿la viste?

Donde actúa Di Caprio.

Hay una escena que transcurre en un juicio. Alan Alda es el senador que lo acusa a él. Y entonces este le dice, porque lo acusan de que se quedó con dinero del estado para fabricar aviones. Y, es cierto, dice: “no nunca se entregaron esos aviones, un texto muy parecido al de esta obra. Le dice: “ pero qué hizo tal empresa?”, las nombra a las empresas, “con el dinero que le dieron y nunca apareció ningún avión ” “¿Qué hizo con tal cosa tal empresa, tal empresa y tal empresa?” La gente que se enriqueció con la guerra en Estados Unidos. De eso habla la obra. La guerra es símbolo de muerte. No hay otra cosa. La guerra es muerte. Y, además, tiene una vigencia increíble. Agarrás el diario y decís: esto es lo mismo que cuenta, como lo cuenta Miller. 


Hay una imagen muy bella que es la del árbol que se derrumbó y del mismo modo se derrumbará Joe Keller, se quedará hecho escombros a partir de esta sociedad de consumo.  Tomando en cuenta todo esto, ¿qué ha significado el proceso de construcción de este personaje?, ¿cuáles han sido sus referentes al momento de construirlo?

Yo trabajo fundamentalmente, primero y principal, con una experiencia de vida y una experiencia de profesional. Todo esto se va acumulando, pero digamos, casi como técnica, yo tengo muy en cuenta el texto, para mí el texto es fundamental. Todo lo que la obra cuenta tiene que estar en el texto. Si la obra está bien escrita, yo con el texto voy construyendo. Y lo leo y lo releo y ahora voy  lo vuelvo a leer, todo el tiempo estoy leyendo... ya lo incorporé como una necesidad, me pasa cada vez que hago teatro. Jean Louis Barrault, gran actor, director francés, de allá de los años 30, 40, decía que el actor tiene que volver permanentemente al texto, porque en el texto está lo que a veces en el devenir se pierde. El devenir de la función y yo comparto con él. Y lo mismo para enfrentar, entender profundamente qué dice este tipo, ¿dice nada más que esto?, “hola, qué tal, cómo te va”,  ¿o está cargado de otra cosa? Por ejemplo, la escena que hemos visto hoy (una de las escenas representadas para la conferencia de prensa, durante el segundo acto), en esa escena, dicen una cosa, pero están pensando otra, Keller piensa otra, piensa en cómo lo pone en vereda a este chico. Y, además, él no miente, lo que dice es verdad. 


Cuando habla mal del padre de este chico, George, sobre su socio, hay un momento en el que le dice “él nunca se ha hecho cargo de sus culpas, nunca se ha hecho responsable de sus culpas”. Va a resultar irónico porque es lo que le sucede a él mismo.  

Él lo que ha hecho es justificarse a sí mismo: yo esto lo hice por mi familia. Es verdad que lo hizo por su familia, él quería crear este pequeño universo, micro universo para su gente. Él sabe que se va a morir. En un momento dice: “yo ya estoy muerto, ya nada es mío, nada”, pero el justifica su accionar a través de eso. Cuando él defiende a su socio, hay una escena en la cual defiende a su socio, el que está detenido, en realidad él se está defendiendo a sí mismo. Está diciendo: “yo sé que él no quiso hacer daño”. Y es verdad, él no quiso hacer daño, pero como había otras cosas que eran más importantes, lo hizo. Y por eso terminan entendiendo al final de la obra.     

     

Inicio | Contacto

.