HERENCIA DE SANGRE

Entrevista a Jorge Villanueva

 

Eduardo Marchena Siverio

Imágenes de Ricardo Campana Wissar

 

El Teatro del MALI acaba de estrenar “Al otro lado de la cerca”, de August Wilson, obra ganadora del Pulitzer y cuatro premios Tony. Al mando de un elenco de primer nivel compuesto íntegramente por actores afroperuanos, el reconocido Jorge Villanueva dirige esta coproducción avalada por el prestigio del Teatro La Plaza y el Centro Cultural de la Universidad del Pacífico.

 

Si tuvieras que elegir una palabra para definir esta historia, ¿cuál elegirías?

Herencia…

 

¿Qué es lo que consideras que la historia transmite como producto estético o como lección moral?

Es una reflexión de todas las herencias y taras que cargamos como sociedad.  Una de las más fuertes es la discriminación. Este hombre y esta familia se llenan de cercas. No deja que su hijo haga lo que quiere por protegerlo y lo limita de la misma forma en la que a él lo limitaron Hay un círculo vicioso. Es una época de cambios en la que resulta muy difícil romper esas cercas. Es difícil romper lo establecido. La obra me parece una metáfora, una reflexión.

 

Es un punto de inflexión.

Exactamente. Uno puede pensar que es la historia de determinado contexto histórico, Estados Unidos en 1957. Pero, si uno reflexiona sobre los temas que se está hablando en la obra, descubre que va más allá del contexto de una época en particular.

 

Por lo que he pedido leer, es la historia de un hijo que desea jugar en las  ligas mayores de blancos, lo que implica una ruptura de los estándares, de las reglas. El padre se lo impide. Cada uno está representando el orden pasado y el orden nuevo.

Exacto. El hijo necesita saber quién es porque no puede vivir con la sombra de su padre cada día.

 

¿Y cómo así es que deciden trabajar este proyecto?

Un día me llamó Alicia Olivares, la productora ejecutiva del proyecto y me dijo que quería hacer una obra con un elenco de afroperuanos. La leí y me pareció  muy interesante. Es un trabajo que ganó el Premio Pulitzer, una obra importante. La primera pregunta que se hace todo director es cómo hacer una obra de un contexto que pertenece a una cultura afroamericana con actores afroperuanos, que tienen una cultura distinta a la de Estados. Me pregunté si  valdría la pena contextualizar la obra en una realidad peruana, nuestra cultura afroperuana. El béisbol es parte fundamental de la historia y no me pareció cambiar eso por el fútbol para que fuera más “cercana” al público peruano. Pensé que en esta obra iba ser forzado hacerlo. Por supuesto, siempre hay guiños de nuestra cultura afroperuana en el montaje.

 

Es una historia que va problematizar lo que significa ser afroamericano: los afroperuanos son técnicamente afroamericanos. Son oriundos en África pero nacidos en América.

Exacto. Al final, como has visto, el autor pone eso en evidencia. Hay una danza en la cual vuelve a la raíz africana. Existe una reflexión sobre la herencia, sobre el origen.

 

Lo antiguo y cómo se va releyendo o rehaciendo con lo nuevo, con las nuevas aspiraciones. El padre es un personaje que habla continuamente del deber. Le dice al hijo que hace lo que hace no porque lo quiera, sino porque “debe” hacerlo...

Por supuesto que él ama a su hijo, pero la vida que él ha tenido con su padre es igual a la vida que él lleva con su hijo. Hay un momento en el que cuenta cómo lo ha tratado su propio padre...

 

Es algo que, nuevamente, trasciende la particularidad de una sociedad o de una época…

Nuevamente, surge el tema de la herencia. Somos lo que heredamos. También heredamos estos cánceres. El cáncer del racismo es un sentido común instalado. Eso también es una herencia colonial.

 

Es una historia sobre el racismo y, al mismo tiempo, todos los personajes pertenecen a la misma raza, un racismo dentro de un mismo núcleo, algo que no se suele ver mucho. Las historias que hablan sobre el racismo tienen personajes que representan ambas razas. Aquí todo se produce en la familia. Eso es quizás lo más interesante. Es el padre quien está dispuesto a perpetuar el orden…

Es lo que él tiene, lo que él sabe, su manera...

 

¿Y hubo casting para elegir a los actores del elenco o ya tenías en mente a los actores que querías?

Aquí hubo selección, porque yo solo conocía a Tatiana y Gabriel, con quienes  trabajamos hace mucho. A los demás no tenía el gusto de conocerlos. Hicimos muchas audiciones, muchas lecturas.

 

¿Y cuál fue el criterio de elección?

En base a la lectura, hicimos una audición abierta para actores afroperuanos y vinieron muchos. Me basé un poco en las edades de los personajes.

 

Pero me parece que han optado por los más experimentados actores. A todos, más o menos, los ubico…

Es un extraordinario elenco.

 

La mayoría es de una edad mayor lo que implica, a su vez, actores más cuajados…

Es una obra bien adulta. El protagonista tiene 53 años. Es el centro, el corazón de la obra. El elenco, teniendo la experiencia que tiene, se ha entregado con el corazón abierto.

 

¿Cómo es el trabajo con los actores? ¿Hasta dónde les das iniciativa para tomar iniciativas, para proponer?

Yo no marco. Yo no les digo haz esto o haz lo otro. Nos ponemos cronogramas. Cuando hay algo que no se termina de cuajar, ahí yo organizo. Lo que hacemos todos es un trabajo de creación conjunto, una manera de trabajar en base a los impulsos y eso se va asentando en la escena.

 

¿Cuál será tu próximo proyecto?

Mi próximo proyecto es “Las Neurosis Sexuales de nuestros padres”, una reposición de la Alianza Francesa. Una reposición. Hay nuevos actores. Han pasado cuatro años. De hecho, en cuatro años uno empieza a ver la obra diferente.

 

Finalmente, ¿qué consejo le darías a un actor o director joven que recién inicia sus estudios de artes escénicas?

Que la mejor manera de aprender es equivocándose, probando, entrando en el ruedo, en la cancha. Es lo que siempre he hecho. Hay que explorar. Hay cosas que está haciendo el Teatro La Plaza que tienen una calidad muy alta. A mí me parece genial. Mientras siga así, nuestra escena se va enriquecer. Me parece que, en ese sentido, es muy positivo para todos.

Inicio | Contacto

.