LA NIÑA DE LAS CADENAS

Sobre “La cándida Eréndira y su abuela desalmada”, puesta en escena con la  que el Teatro Británico cierra su temporada 2014.

Eduardo Marchena  Siverio

Imágenes del Teatro Británico

 

Tras el éxito de “Crónica de una muerte anunciada”, Gabriel García Márquez vuelve a las tablas del Teatro Británico con la adaptación de uno de sus cuentos más célebres, “La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada”, una historia en la que el dolor, el humor y la ternura confluyen bajo el imperio de la fantasía. Integrada a un elenco de trece experimentados actores liderados por una magistral Atilia Boschetti (en el papel de la abuela), Cindy Díaz protagoniza la lucha por conquistar la libertad a través de un amor juvenil.

 

Bajo la dirección de Jorge Alí Triana, las vivencias de Eréndira, una infortunada niña obligada por su abuela a prostituirse por causa de una deuda imposible de pagar, adquieren forma, color y movimiento. La puesta narra una relación de poder tan aberrante que desafía los límites de lo verosímil. Como sucede con otras obras de García Márquez, supone la creación de su propia realidad y lógica. El despliegue de referentes de la cultura colombiana nos permite asimilar la fantasía de la historia con elementos reconocibles de la vida cotidiana.

 

Luego de provocar accidentalmente un incendio que reduce a cenizas la casa donde ha vivido con su abuela durante toda su vida, Eréndira inicia junto a ella una insólita travesía espacial y espiritual en medio de la denigrante reducción de su cuerpo a mera mercancía. Mientras su abuela proxeneta hace cuentas y proyecciones financieras, Ulises, un joven cliente conocerá el verdadero amor al mismo tiempo que ella en medio de una noche que marcará un antes y un después en sus vidas. Los jóvenes amantes intentarán lo imposible por romper las cadenas físicas y espirituales que impiden su felicidad, pero se confrontarán con una realidad cuyas amenazas van más allá de cualquier fantasía imaginable.

 

Con un despliegue de recursos técnicos que genera atmósferas de miedo o incertidumbre a través de las luces y el color, el montaje nos lleva en un viaje por el caribe colombiano matizado con una acertada musicalización que complementa el desarrollo de la trama con fragmentos de narración cantados. Mención aparte merecen las actualizaciones de Díaz y Boschetti, quienes hacen gala de su fuerza, nervio y dominio de escena en cada una de sus apariciones.

 

La cita es en el Teatro Británico (Jr. Bellavista 527 - Miraflores) del 15 de Noviembre al 15 de diciembre 2014.

Entradas en Teleticket



        

Inicio | Contacto

.