LAS ALMAS Y SUS CRUCES

Entrevista a Gerardo García Frkovich

 

Eduardo Marchena Siverio

Imágenes de Ricardo Campana Wissar

 

Con una carrera que se desarrolla entre el arte de las tablas y la docencia, su talento le ha hecho merecedor del rol protagónico de “Fausto”, de Wolfgan von Goethe, nueva puesta en escena del Teatro La Plaza, cuya temporada comienza en medio de gran expectativa. Interpretar a un hombre desgarrado por la incertidumbre de quienes buscan el esquivo sentido de la existencia humana es el reto que Gerardo García Frkovich asume bajo la dirección de la reconocida Marian Gubbins.


Si tuvieras que definir a Fausto en una palabra, ¿cuál elegirías?

Hay un proceso, una transformación…

¿Qué idea viene a tu mente cuando piensas en el personaje?

Insatisfecho…

Ahora, en la cantidad de palabras que quieras, preséntamelo…

Tiene que ver con el camino que intenta decidir tomar. Al final no era lo que creía. En el fondo,  parece que presentía que iba a terminar mal, pero igual toma ese camino. En todo momento, la insatisfacción lo impulsa. Al final, termina con los ojos abiertos. Descubre que lo que anhelaba no era lo que realmente necesitaba o quería. Cargas una cruz y ruegas para que te la aligeren o te la cambien, pero resulta que tu nueva cruz pesa más.


Todo tiene un costo…

Exactamente, todo pesa algo y tiene un costo que debes pagar. Su alma es el símbolo de un quiebre.

Fausto es un personaje muy reflexivo y culto. Parece que su “maldición” es ser demasiado inteligente…

Claro, y eso es muy humano…

Y se cuestiona tanto las cosas de la vida que termina impidiéndose a sí mismo ser feliz. Está continuamente insatisfecho…

Conoce mucho del mundo, pero no le alcanza para ser feliz. Se da cuenta de que saber muchas cosas no sirve para nada. Siente que lo sabe todo o que sabe lo suficiente como para entender cómo funciona el mundo…

Y, una vez que sabes eso, es difícil no deprimirse [reímos]…

Cada vez que abres una puerta, encuentras dos puertas más y resulta que estás en una búsqueda interminable…


En algún momento, llegas a hartarte de la búsqueda y quieres que todo termine…

Y, cuando la búsqueda termina, te sientes vacío; pierdes la razón para levantarte por la mañana. El ser humano es de por sí insatisfecho. Quiere libertad para conseguir más de lo que tiene, pero eso no le garantiza la felicidad…

El siglo XIX es la época en la que "se mató a Dios”. El hombre se libera de ese yugo, pero esa misma libertad puede terminar siendo un peligro…

Claro, él es un ejemplo de eso…

¿Qué fue lo que más te atrajo del proyecto para decidir embarcarte en él?

Es un texto muy importante. Yo me siento afortunado de interpretar este material frente al público. La gente con la que trabajo es excelente y me siento muy feliz de trabajar en este proyecto…

¿Cuál, dirías tú, el rasgo característico del estilo de trabajo de la directora?

Limpieza total. Ella es una directora que confía mucho en sus actores. Sabe darnos libertad y poner los límites donde tiene que ponerlos. Su visión es muy clara y limpia desde un principio.

Y, por lo que me comenta Vania [Accinelli], tiene mucha paciencia…

Sí, así es…


Equilibrar paciencia con exigencia no es una cualidad muy común, ¿no?

No es una perfeccionista obsesiva. No se pre-ocupa…

¿Qué sientes haber aprendido?

Más allá del texto en sí y mis estudios sobre el romanticismo en el teatro, yo diría que he aprendido de mis compañeros. Es gente maravillosa. La convivencia te enseña a conectarte con la gente….

Te voy a mencionar algunos nombres. Por favor, dime qué es lo primero que pasa por tu mente…

Alfonso Santistevan… 

Maestro y amigo…

Ana Cecilia Natteri…

Guau [risas]....

Me quedé con las ganas de entrevistarla hoy…

Simplemente, te diría eso. No soy perro, pero guau [reímos]…

Fernando Castañeda…

Me veo a mí mismo de joven…

Vania Accinelli…

Muy procesional…

Gerardo García Frkovich…

Aprendiendo…


¿Cuáles son tus próximos proyectos sobre las tablas?

Por ahora, no  lo sé…

Y también eres docente, ¿no?

Sí, me encanta. Enseño teatro en un par de colegios. También enseño cursos de guión en la UCAL. Por ahora, es todo lo que necesito. Como no tengo una familia a la que deba mantener, puedo darme el lujo de prescindir, por ejemplo, de la televisión.

¿Qué consejo le darías a un actor o actriz que recién inicia su carrera?

Que se entreguen de verdad y no esperen a que los llamen o les toquen a puerta. Les diría que generen sus propios proyectos.


Sobre la obra…         

FAUSTO, escrita por el alemán Johann Wolfgang von Goethe se presenta por primera vez en el Teatro La Plaza desde el 30 de abril en una versión libre de Marian Gubbins. Interpretado por Gerardo García Frkovich, el protagonista se nos revela insatisfecho, siempre en busca alcanzar la felicidad y el sentido de la vida. Para lograrlo estará dispuesto a pactar con el  mismo diablo, arriesgándolo todo a fin de obtenerlo todo. Completan el elenco Alfonso Santistevan, Vania Accinelli, Ana Cecilia Natteri, Pilar Nuñez, Joaquín Escobar, Fernando Castañeda, Claret Quea.

La cita es en el Teatro La Plaza este 30 de abril. Las funciones se llevarán a cabo de jueves a martes a las 8:00 pm y los domingos a las 7:00 pm hasta el 23 de junio. Las entradas se encuentran a la venta en Teleticket de Wong y Metro desde S/. 25.00.

 

 

Inicio | Contacto

.