LA VOZ SOBRE LAS TABLAS

Entrevista a Ebelin Ortiz

Eduardo Marchena Siverio

Imágenes de Eduardo Marchena Siverio

Su voz ha engalanado múltiples proyectos musicales de la escena nacional, su talento se ha paseado con éxito sobre las tablas de los teatros de más alto perfil y su simpatía le ha granjeado  el cariño del público. Una vez más, el Teatro Peruano Japonés vuelve a presentar un montaje que fusiona música en vivo con actuaciones de primer nivel. Esta temporada, bajo la dirección de Juan Carlos Fisher, Ebelin Ortiz se integra al elenco de Full Monty, divertida puesta basada en una de las comedias más recordadas del cine inglés.


Si tuvieras que definir a tu personaje en una sola palabra, ¿cuál sería?

Burbuja…

¿Burbuja?

Vive en una burbuja. Su esposo la tiene engañada. No le dice que se ha quedado desempleado y cree que todavía tienen una situación privilegiada que, en realidad, ya han perdido. Su marido la consiente mucho, por lo que puede parecer vanidosa o pretensiosa.

¿Es tu único personaje?

Tengo otros dos personajes más chiquitos: una es muy divertida y la otra es muy recta…

¿Cuál fue la característica que más pesó al momento de decidir embarcarte en este proyecto?

Fisher y mis compañeros. Siempre es rico trabajar con Juan Carlos [Fisher]

¿Sientes haber aprendido algo nuevo de tu trabajo con él?

Siempre se aprende algo con cada director con el que trabajas. A veces, no lo percibes en el momento, pero lo vas asimilando con el tiempo.

¿Existes algún rasgo propio de su personalidad o estilo de trabajo que consideres destacable?

Su modo de tratar. Trata a todos con cariño. Nos llama a todos como iguales.

No jerarquiza…

No, para nada. Él nos habla como compañeros. Se pone con nosotros en el mismo nivel…

Él sólo trabaja con actores inteligentes…

Bueno, entonces debo ser inteligente [risas]…

Me gustaría escuchar, en tus palabras, una breve descripción de la obra…

Esta obra habla de seis hombres desesperanzados. Cada uno tiene una necesidad distinta. Uno necesita pagar la pensión alimenticia de su hijo y la madre, como sucede en algunos casos, le condiciona las visitas por ello. Ella no le deja ver a su hijo en tanto no pague la pensión. Deciden volverse strippers para conseguir dinero y salir de sus problemas.

Transcurre en Inglaterra, durante la década de 1980…

Sí, una época difícil, igual que acá…

Tanto allá como aquí, la crisis económica golpeó con fuerza a la clase trabajadora…

Sí, es una situación límite que obligaba a la gente a “recursearse”. Hoy mismo, vemos a gente que se queda sin trabajo e intenta buscar como sea una vida mejor. Todas las obras tienen un referente actual.

Tranquilamente, la podrían adaptarla a la realidad peruana…

Sí, claro, pero compramos los derechos de la obra con el formato original y todo sucede en Inglaterra…

La película original no era un musical, ¿verdad?

No, simplemente era una comedia sin música.

Tú ya tienes experiencia en musicales y en obras musicalizadas…

Sí, en Preludio, con Los Productores y en el Teatro Británico. Ahora, estoy estudiando en la universidad. La experiencia con la música es bonita.


Te voy a mencionar algunos nombres. Por favor, dime qué es lo primero que pasa por tu mente…

Paul Vega…

Recto…

Juan Carlos Fisher…

Divertido…

Andrés Wiesse…

Simpático…

Lita Baluarte…

Una chica muy inteligente…

Ebelin Ortiz…

Negra [risas]

Luego de este proyecto, ¿te volveremos a ver sobre las tablas?

Tengo otro proyecto, también con Los Productores, junto a Vanessa [Saba], Mayra Couto, Yvonne Frayssnett y Monchi Bruguet.

¿Cuál ha sido la lección más valiosa que has aprendido en lo que va de tu carrera?

A ser prudente…

¿Y cómo se es prudente sobre un escenario?

El maestro Alberto Ísola decía que menos es más.


Inicio | Contacto

.