Bajo las tinieblas del subsuelo

A propósito de Collacocha, de Enrique Solari Swayne

 

Eduardo Marchena Siverio

 Imágenes de Ricardo Campana Wissar

 

A 5000 metros de altura, en medio de las frías y húmedas entrañas del macizo montañoso andino, un hombre curtido por los años y obsesionado con derrotar a la propia naturaleza camina a paso firme, solitario. Nadie parece entender del todo sus grandes ambiciones ni su vehemente manera de intentar satisfacerlas, pero todos, de un modo u otro, terminan siempre doblegándose ante su voluntad. Él es Echecopar, ingeniero a cargo de un proyecto que busca unir la costa con la selva mediante un túnel que atravesará la cordillera más grande del continente. La muerte asecha y los avatares de la vida diaria también. Collacocha es el lugar elegido para cambiar la historia del Perú y es en nombre de ese sueño que muchas vidas están a punto de cambiar para siempre.

 

Hace más de medio siglo que su libreto fue escrito y parece destinado a no perder su vigencia como referente obligado de la dramaturgia peruana. La puesta nos sitúa en el día a día de la construcción y mantenimiento de los túneles. La llegada del nuevo ingeniero asistente de Echecopar, el paso del primer camión por la todavía rústica perforación, los problemas con el sindicato de obreros, las filtraciones de agua y, sobre todo, el miedo configuran una atmósfera represiva que inquieta progresivamente en el transcurso de la narración.

 

Bajo la dirección de Rómulo Assereto, Leonardo Torres Vilar se pone bajo la piel del personaje protagónico, quien dice no tener reparos en sacrificar su propia vida y la de sus trabajadores en nombre de su visión de progreso. En él encontramos una triple conflictividad. En primer lugar, por supuesto, está su lucha contra la indómita naturaleza; en segundo, su batalla contra la incomprensión de las personas de su entorno, quienes reclaman una mayor seguridad o  condiciones laborales más dignas; finalmente, su propia vida personal, a la que ha aprisionado bajo una coraza de implacable determinación. Ante la amenaza del colapso de la construcción,  deberá descubrir si sus convicciones realmente son capaces de permitirle soportar las dudas y las culpas propias de su manera de lidiar con situaciones de crisis que derivan en la pérdida de vidas inocentes. Al final, su existencia de reduce a una continua búsqueda: salir de las tinieblas a través de las tinieblas.   




La cita es en el Teatro La Plaza de Larcomar


Autor: Enrique Solari Swayne
Versión y dirección: Rómulo Assereto
Elenco: Leonardo Torres Vilar, Óscar Meza, Alberick García, Gustavo Cerrón, Walter Ramírez, Lolo Balbin, Franz Azañero, Irvin Meza, Alonso Delgado, Olga Acosta, Cristian Aldoradin, Anibal Lozano Herrera, Edwar A. Reyes.

Inicio | Contacto

.