UN CORAZÓN ENCADENADO

A propósito de Luz de gas, de Patrick Hamilton, nuevo estreno del Teatro Británico bajo la dirección de Darío Facal

Eduardo Marchena Siverio

Imágenes del Teatro Británico

 

La vida aparentemente normal del señor y la señora Manningham, en medio de la aparente tranquilidad de la sociedad burguesa, se nos revela dolorosamente enfermiza. Ella, enamorada de un hombre calculador y manipulador, se encuentra en una encrucijada perpetua. Tres años de matrimonio han terminado por someterla en cuerpo y alma a su esposo, un ser sin escrúpulos que le ha quebrado la voluntad al punto de hacerla dudar de su propia memoria, capacidad de razonamiento y noción de realidad.

Mediante una estrategia que articula desde los pequeños y triviales comentarios hirientes hasta furiosas reprimendas hacia su esposa, el señor Manningham ha convertido su matrimonio en una tiranía patriarcal que responde a intereses marcados por los oscuros secretos de una vida pasada que lo motivan a aniquilar gradualmente a la mujer que lo adora.


El hogar que comparten es una lujosa residencia con múltiples marcas de un orden obsesivo, cruel, de puertas permanentemente cerradas, escritorios inexpugnables, objetos valiosos que desaparecen sin explicación, fantasmales sonidos que provienen de lugares prohibidos y deshabitados, luces de gas que oscilan. El mundo de la señora de la casa es el reino de la incertidumbre, la censura, lo perpetuamente inexplicable. Su esposo controla el entorno a través de silencios y secretos a un nivel que ella no imagina. Le insinúa una y otra vez que está loca, pero es él quien parece decidido a hacerla perder la razón. En medio de su angustiante existencia, con el miedo permanente a la reclusión en un manicomio, una investigación policial desarrollada desde las sombras le dará la oportunidad romper las cadenas con las que su amor por él le han aprisionado el corazón.


El montaje apuesta por una escenificación que articula un mobiliario clásico y refinado rodeado por un enrejado de estructuras metálicas expuestas al vacío. El fondo del escenario se mantiene en una oscuridad perpetua que rodea a los actores en todo momento, como enfatizando que no hay nada más allá de las fronteras del hogar que la oscuridad amenazante. Una selección de fragmentos cinematográficos proyectados entre una escena y otra complementa la narrativa enfatizando elementos sugerentes. El director se orienta a un alegato contra la violencia psicológica de género al mismo tiempo que nos narra una historia de suspenso con algunos toques de humor dosificados en diálogos articulados por un sólido elenco integrado por Javier Valdés, Lucía Caravedo, Delfina Paredes, Alfonso Santistevan, Stephanie Orúe y Eduardo Camino.   

La cita es en el Teatro Británico (Jr. Bellavista 527, Miraflores) de jueves a lunes a las 8:00 p.m.


 

ENTRADAS:

General: S/60 - Jubilados: S/40 - Estudiantes: S/30

Lunes popular: General: S/45 - Jubilados: S/25 - Estudiantes: S/20

Venta de entradas en Teleticket y en la boletería del teatro.

Informes: 615-3610, de lunes a domingo de 2:00 p.m. a 9:00 p.m.

Inicio | Contacto

.