TRANSGRESOR EN ESCENA

Charlando con Darío Facal

Eduardo Marchena Siverio

Imágenes de Eduardo Marchena Siverio y el Teatro Británico

Una vez más, el destacado director español se pasea por las tablas del Teatro Británico al mando de un elenco de primera línea en el que destacan Javier Valdés, Lucía Caravedo y Alfonso Santistevan. Artífice de múltiples propuestas montadas en escenarios locales, Darío Facal ha desarrollado estrechos vínculos con distintos actores peruanos y compartido con ellos una exploración creativa ahora materializada en Luz de gas, de Patrick Hamilton. La obra es un perturbador thriller de suspenso que denuncia el maltrato psicológico…

Si tuvieras que definir esta obra en una sola palabra, ¿cuál elegirías?

Violencia…

Ahora, en la cantidad de palabras que gustes, descríbemela

Talento de para señalar las violencias invisibles

¿Qué fue lo que más te atrajo de esta historia para decidir montarla?

Talento de para señalar las violencias invisibles que tiene Hamilton. Es muy difícil escribir una buena trama en la que se denuncie un tipo de violencia invisible, difícil de percibir.

¿Han realizado una investigación previa de otras adaptaciones o de las versiones cinematográficas?

Obviamente, la obra original. Las dos películas y las obras montadas aportan mucho. En el cine les hacen cambios y cada visión aporta algo nuevo. Hay elementos de la obra original que se mantienen de manera muy difícil o que resultan demasiado explicativas. Nosotros hemos hecho también algunas modificaciones. La película con Ingrid Bergman aporta ciertas justificaciones que suman al suspenso. La película anterior, la inglesa, también hace algunos movimientos de trama para enfatizar ciertos puntos.

¿Algo en particular de algunas de las adaptaciones?

Te voy a mencionar algunos nombres. Dime lo primero que pase por tu mente al escucharlos…

Delfina Paredes…

Dulzura…

Lucía Caravedo…

Sensibilidad extrema, una actriz deliciosa…

Javier Valdés…

Carácter, temperamento y talento…

Alfonso Silva Santistevan…

Un gran corazón con gran sentido del humor y muy profesional…

Stephanie Orúe…

Rigor y fuerza

Eduardo Camino…

Un gran profesional con gran sentido del humor

Es la segunda vez que trabajas con algunos miembros de este elenco…

Sí, mi primera obra acá fue Lima laberinto…

 Sientes que entre la primera vez y esa ellos han evolucionado en su técnica o su sensibilidad como actores?

Lucía siempre está evolucionando. Con el propio camino de la vida se aprende. A veces lo que aprendes no es tan fácil de nombrar. Para mí siempre es un placer, un proyecto muy hermoso. Para mí, la clave del trabajo es la flexibilidad. Siempre aprendo a ser un poco más flexible y seguir sintiéndome cómodo al mismo tiempo que me adapto a nuevas formas de trabajar, incluso, más que en España. Es una producción con mucho mimo y atención al detalle. Jugamos con las sombras en un sentido expresionista. Entrar en el territorio de la subjetividad…

¿Cómo visibilizar un maltrato que, en principio, es invisible, no-físico, como es el psicológico?

Es un gran reto concretar eso en el escenario. Los gestos y las miradas tienen que demostrar los estados emocionados de los actores. A la vez, es una obra que trabaja sobre las fronteras de la locura que revela el mundo interior de Miss Maninham. En la escenografía el segundo piso del salón están ocultos todos los miedos de ella…

¿Qué consejo le darías a un joven director o actor que recién inicia su carrera?

Leer todo…

¿Además de teatro?

Leer todo o que te digan que no leas: ensayos, novelas, pensamientos, la literatura subterránea, todos los artistas que nos dicen que no son artistas…

Ser transgresor…

Shakespeare era un transgresor que ahora personifica el canon…

¿Dirías que esta obra tiene un potencial transgresor?

Esta obra es un éxito comercial inglés con un buen equilibrio que, sin traicionar a la obra, posibilita una puesta en escena innovadora que le da al espectador una experiencia plástica.

   

Inicio | Contacto

.